Sin categoría

Cuando la adversidad se presenta en tu vida

Todos estamos un poco perdidos pero está bien

Fueron 10 minutos que nunca imaginé pensar, sentir y decir en ese momento todo lo que salía por mi boca y con mi corazón asustado y tranquilo al mismo tiempo: No esperamos a la ambulancia mi marido cogió el coche y se echó a la carretera…

Hoy quiero compartir con vosotros la experiencia que he tenido hace unas semanas. Después de grabar el video sobre como surge Reorganización Emocional, pues resulta que el siguiente día amanecí con la lengua y la mitad de la cara izquierda adormecida, pude vivir segundo a segundo como cada músculo se iba paralizando y sobretodo como el miedo se hace presente de forma contundente y como los pensamientos se disparan prediciendo lo peor…Mi marido enseguida me llevo el Centro Médico de Llafranc quiénes no tardaron ni un minuto en derivarme al Hospital General de Palamós se dieron cuenta de que estaba sufriendo una parálisis…

Por mi cabeza pasaba el pensamiento de que podía ser un ictus, un derrame cerebral, etc. y entre sollozos le dije a mi marido:

1- Si esto es grave y me voy a quedar mal, no prolongues mi vida he tenido una muy buena vida y muy bendecida!! así que si ha tocado el momento de marchar pues ha llegado…

2- Tú y los niños estáis resguardados, sois autónomos, independientes sólidos y vais a salir adelante.

3- Si me muero no quiero gente de negro y triste quiero un funeral todo de blanco con rosas blancas o lirios blancos, gente recordando los buenos momentos y con mis canciones preferidas, no olvides poner una de Marcela Gándara “soy valiente y esforzada”, “a tus pies te entrego lo que soy”… y sobre todo que no falte: I want to break free, every breathe you take, nothing gonna stop us now, y Whats Up… (en esos momentos me recreaba en lo peor…)

4- Llegamos al hospital y por el covid no dejaron entrar a mi marido, así que me metieron a un box dónde te colocan aquella bata tan poco digna que se te ve todo el trasero!!… se rompen los botones!! y no dude en ir a buscar otra con la tranquilidad absoluta y confiada…

5- Puse mi lista de Spotify de música que me llena el alma y no dude en ponerme a orar soltándolo todo y entregándome con una tranquilidad espasmosa que no tiene entendimiento para mi cerebro…

6- Enseguida vino el médico y me hizo una serie de pruebas para descartar ictus y me dijo que estaba sufriendo una parálisis facial que podía ir en aumento… me recetan antibiótico, cortisona, diazepam y a casa solo con la explicación que es idiopático o sea algo desconocido.

7- Ya en casa, el acompañamiento de mi tribu fue espectacular, la madurez de mis hijos, la paciencia la tranquilidad de mi marido, el cuidado de los amigos, el acompañamiento desde la distancia de los míos; me hicieron sentir qué tal adversidad parecía casi una bendición…

8-Compruebo como los pensamientos negativos me invadían, la incertidumbre me preocupaba, pero no paré de soltarme a la vida, de respirar y de agradecer por cada uno de los días y de las cosas buenas que me habían pasado.

9- Mi gran amiga Caridad junto a los sabios ancianos y ancianas del grupo espiritual al cual pertenezco hicieron tremendo cordón de protección y oración que me llegaban audios de diferentes lugares, personas que ni siquiera conocía, así funciona la oración y el shalom… Se había activado un amplio espectro espiritual que rodeaba mi miedo y mi dolor; es tan extraño sentir miedo humano y al mismo tiempo paz y gozo interior… es tan incoherente que no sé ni cómo explicarlo… sentir la paz y el gozo en medio de la adversidad!!

10- Han pasado varias semanas y estoy al 95% recuperada, pero este regalo envuelto en parálisis me ha obligado a cambiar mis hábitos, he pasado de trabajar muchas horas a hacer caminatas, meditación, yoga, bailar, reflexionar, orar, pero sobretodo a potenciar mi intimidad con Dios… Me siento afortunada, es raro, es como ver las cosas con otras gafas de más profundidad; con mis miedos y mi vulnerabilidad correspondiente de humana, pero con más expansión hacia la vida…

11- No sé adónde me conduce esto, ni qué he de entender, ni qué he de cambiar, ni que más modificar…lo único que sé es que he tenido una PARALISIS para parar y pensar, entrar en el silencio, en la inmensidad y sea lo que sea he aprendido una vez más a usar la espada de la FE que la llevo encima para toda lucha que se me presente…

¡No mires hacia arriba! Cuando rezas, miras hacia arriba como si Dios estuviera allí. Mira hacia dentro, porque Dios está allí
¡No mires hacia arriba! Cuando oras, miras hacia arriba como si Dios estuviera allí. Mira hacia dentro, porque Dios está allí

Y aquí estoy compartiendo con vosotros una vivencia que redirecciona mi estilo de vida y reafirma mi camino y mis propósitos. La vida me ha paralizado y el tiempo me es un regalo… he encontrado una forma de escribir lo que siento coherente con lo que pienso e intentando no ofender a nadie, con la dulzura que he de afianzar y la rigidez que he de soltar.

Gracias por leerme.