Calma? búscala en tu interior, porque allí están las tempestades

¿ Hasta qué punto dominamos nuestras tempestades ? Me parece que a muchos nos cuesta adquirir y conservar una actitud calmada. Tal vez nos dejamos presionar demasiado por las exigencias de la vida, de la casa, de los hijos, del trabajo, estudios, de la economía, etc.
¿Es que esa presión nos ha hecho perder la  brújula?,¿ Estamos confundidos, desorientados sin saber hacia donde vamos?

No será que nuestra vida está llena de  “juicios”, que  es la base del sufrimiento humano,-¡ porque quiero que las cosas sean como “yo” quiero!-; en ese momento es cuando comienza  el malestar; centrados en nuestro ego no somos capaces de ver otros colores; sólo blanco o negro!.

Sabemos la teoría de como calmar nuestras tempestades, pero es muy difícil pasar a la acción. Ansiamos calma, pero  ¿Cómo vamos a llegar a ella desde el ansia?

Hemos de aceptar que todo cambia, que todo es movimiento y si nos resistimos, nuestra mente elaborará tempestades de pensamientos. Nuestra forma de pensar afectará nuestras emociones y las agitará. Entraremos en caos emocional.

Aceptación del cambio. Cuando aceptamos que la VIDA ES MOVIMIENTO, curiosamente nuestra mente entra en calma. Cuando ante una situación difícil nuestra mirada es  compasiva, es cuando nuestro interior se calma.

Nos dicen los Proverbios.”Una palabra blanda calma la ira y una palabra áspera enciende la cólera”

-Practica a decir palabras blandas en situación de caos

-Conecta con tu presencia y tu compasión

-Pon conciencia en ti, y ponte en paz contigo mismo, deja de juzgarte

-Aplica una perspectiva generosa que te permitirá visualizar nuevas posibilidades.

-Desarrolla tu capacidad de liderarte a ti mismo con coherencia

-Reconoce el estrés y los estresores que te provocan tempestades

-Arriésgate a navegar en un mar de humildad

-Disfruta de la travesía, al final algo aprenderás

Vivir el presente sin entrar en la espiral de las prisas es una buena forma de entrenamiento.