Psicopedagogía Emocional

_DSC7732

 

Creativa y positiva

“Si no estás preparado para equivocarte, nunca llegarás a nada original“
Ken Robinson

Como dice Ken Robinson: “Penalizar el error mientras se educa es sencillamente una paradoja, porque es a partir del error de donde podemos sacar las mejores enseñanzas”.

Fracaso escolar, desmotivación, desanimo, aburrimiento en los estudios; porque no utilizar tu pasión en lo que mejor haces y extrapolarlo a lo que no se te da bien?

Por desgracia, el ambiente de muchos centros educativos está en contra de un trato individualizado a partir de  las fortalezas de cada alumno; por ejemplo: si a un chico le gusta el basketball y despliega toda su pasión en ese deporte, entremos en esa pasión y a partir de ella delineemos unas estrategias para que disfrute del estudio como en el deporte que práctica, que modele aquello que le funciona. Iluminar el lado oscuro a partir de la luz que tenga. Motivar  a partir de sus logros y acompañarlo a despegar!

Hacer psicopedagogía positiva es:

  • Que un profesional  experto de la psicología pedagógica  se encargue de estudiar, prevenir y corregir las dificultades que puede presentar una persona en un proceso de aprendizaje sea cual sea éste (escolar, profesional, personal, de relaciones…); sembrando semillas, regando las flores de la mente y nutriendo con emociones positivas.
  • Que un profesional  conocedor de las inteligencias múltiples y sobretodo de la  inteligencia emocional, sepa cultivar el bienestar emocional; trabajando: la resiléncia, la alegría, la confianza,  la compasión, la ecuanimidad, el amor, etc. ya que está comprobada la relación entre  emoción y aprendizaje, y cómo éstas incrementan el nivel basal de activación de los mecanismos cerebrales que regulan el aprendizaje y facilitan el acceso a la información.
  • Se asocia problemas de aprendizaje y de conducta con la falta de regulación emocional.
  • Que el profesional que te acompaña sea un gran motivador, ya que los sentimientos producidos por los elogios externos ayudan  a la autosatisfacción por los trabajos hechos y no sólo  mejoran el autoconcepto y la autoestima sino también la actitud positiva hacia el aprendizaje y en consecuencia un mejor rendimiento.

Es de vital importancia conducirlos a que aprendan a gestionar su vida emocional.

“La gente produce lo mejor, cuando hace cosas que ama, cuando está en su elemento”.

“Cada individuo debe buscar su elemento, es decir, debe ser capaz de encontrar por sí mismo o mediante la ayuda de otros sus aptitudes, sus pasiones, sus actitudes y sus oportunidades. Estos son los cuatro pilares fundamentales para el crecimiento personal de los individuos. Tenemos la obligación de descubrir qué se nos da bien y qué nos encanta hacer. Consiguiéndolo será como podremos autorrealizarnos y contribuir para crear una sociedad mejor. Sólo siendo creativos dejaremos de ser conformistas.”

Es necesario:

  • Identificar y desarrollar  cualidades propias. Cada niño posee unas cualidades innatas propias, ayudarle a reconocerlas y darles el valor que poseen le ayudará a  desarrollar un sentimiento de identidad más integrado. Inteligencia emocional, creatividad, habilidades corporales y comunicativas.
  • Prestar atención a sus verbalizaciones, sentimientos, hacen que el niño crezca con un mejor conocimiento de si mismo lo cual redundará en unas experiencias vitales más satisfactorias.

 

Psicopedagogia

Algunos de los siguientes trastornos, problemas o dificultades que enumero en el siguiente párrafo, se abordan desde la psicopedagogia o la logopedia.

En la infancia algunos de los problemas más comunes que presentan son:

  • Problemas escolares: falta de motivación, dificultades de aprendizaje, trastornos de lectura o escritura, descontrol con as nuevas tecnologías.
  • Trastorno por déficit de atención con y sin hiperactividad.
  • Problemas familiares: celos, desobediencia., divorcios, falecimientos.
  • Problemas relacionados con el sueño (insomnio, pesadillas, terrores nocturnos…).
  • Problemas de alimentación (anorexia, bulimia, miedo a atragantarse…).
  • Trastornos del estado de ánimo: ansiedad, depresión, agresividad, llamadas de atención…
  • Falta de control de esfínteres (enuresis y/o encopresis).
  • Problemas relacionales: timidez, habilidades sociales, comunicación.

La adolescencia es una etapa de cambio y,  muchas veces de “crisis” para el ser humano, ya que supone el paso de una etapa evolutiva a otra, a saber de la infancia a la etapa adulta. Las manifestaciones, cuando existe una desarmonía interior, pueden ser varias: problemas de autoestima, primeros contactos con drogas, robos leves, o cambios bruscos de humor, entre otras. También pueden aparecer casos de acoso escolar o bullying,  ansiedad ante los exámenes o necesidad de desarrollar técnicas de estudio, o métodos de estudio personalizados.

Mi planteamiento es despertar la CURIOSIDAD,  y  trabajar conjuntamente: escuela-familia-psicopedagoga; para que los resultados sean más breves y  consistentes.