Narrativa y Escritura Terapéutica

“El sentido de la vida es el que tú le das“
Joseph Campbell

19c0uzmi9bmv1jpg

O narración de historias…Todos tenemos una historia que contar, un personaje que representamos, de hecho somos una historia que se va construyendo día a día. Depende de ti que historia quieres contar!!

La narrativa es una de las formas más antiguas de comunicación, de hecho es previa a la escritura, es tan antigua como el propio ser humano.
Se utilizaba para entretener pero, sobre todo, para transmitir el conocimiento entre una generación y otra, pero hoy en día se utiliza en diferentes áreas y en procesos terapéuticos es una herramienta muy potente.

Te ayudará a entrar a tu bosque, y descubrir las cosas que te asustan, y saber por donde se camina mejor; saber si estás en tu propio sendero o estás siguiendo el sendero de otros, porque sólo si sigues tu propio camino serás capaz de sacar todo tu potencial.

“Nada es seguro si obedeces el llamado de la aventura. Nada es excitante si sabes cuál será su resultado. Desoír el llamado significa estancamiento“
Joseph Campbell

¿Por qué el contar historias, el Storytelling, funciona tan bien?

Porque se ha comprobado que en investigaciones científicas que una buena historia nos hace vivirla, sentirla y recordarla en nuestro cerebro, además de identificarnos con ella en algunos casos. Una buena historia hace que el que la lee o el que la escucha se sienta identificado con ella porque ambos elementos se intercomunican de alguna forma, interviniendo, por supuesto, el elemento emocional.

Sabemos con certeza que una historia hace que el cerebro se active, pero también que quien escucha una historia quiere sentirse parte de ella, idenficarse con la misma de alguna manera, y, puede ser que le evoque recuerdos de un período determinado de su vida, con la niñez o algún momento importante.

Por otro lado, las metáforas y el lenguaje no literal son parte importante del Storytelling que nos ayudaran a crear historias y sobretodo que cada persona será capaz de crear su propia historia desde sus valores y modificarla para un buen desenlace.

“El reino de los cielos está dentro de vosotros“
Jesucristo

 

Therapeutic Writing

 

dsc08074

 Escribir ofrece otras posibilidades que la palabra hablada no ofrece, permite el panorama de la recreación de los hechos recientemente vividos en la psicoterapia y el capturar los descubrimientos a los que la persona ha llegado al re-editar su propia historia”.

 White y Epston

            ¿Y Por qué escribir?

Porque escribiendo se aprende, usando la escritura comprendemos mejor cualquier tema. El psicoanálisis nos dice que los fantasmas se vencen cuando se admite su presencia, escribirlos es observarlos.

Cuando escribes sobre algún hecho  doloroso estás contribuyendo a dotar de sentido al suceso porque construyes una narrativa que te sirve para entenderlo y asimilarlo. Al principio, las personas comienzan narrando historias desorganizadas e incoherentes, reflejo del desorden que hay en su mente respecto a lo sucedido, pero poco a poco se va produciendo un cambio y acaban escribiendo historias organizadas y coherentes que explican lo sucedido y le dan sentido.

Desde tiempos prehistóricos el hombre ha sentido la necesidad de escribir. Debido a esta necesidad pintaba jeroglíficos y símbolos en las paredes de las cavernas y así de ese modo expresaba sus ideas y pensamientos sobre donde vivía, cuál era su trabajo y sus actividades diarias.

Escribir nuestros pensamientos es mucho más lento que pensar y que hablar. Cuando uno escribe puede borrar si se equivoca, puede agregar un pensamiento o editar lo que ya se escribió.

El escribir calma la ansiedad que sentimos cuando tenemos un problema, se ha comprobado que el escribir, controla la presión arterial y fortalece el sistema inmunológico; nos permite meditar, reflexionar y recapacitar antes de tomar decisiones; como se dice por allí: “el papel lo aguanta todo”

Estudios médicos sobre la escritura terapéutica

James Pennebaker, profesor de psicología de la Universidad de Texas,  realizó  una gran cantidad de estudios sobre el poder de la escritura. De su experiencia, ha concluido:

-Que ayuda a descubrir y aliviar sanar experiencias traumáticas

-Que mejora el sistema inmunológico, estimula la protección inmunológica, te ayuda a dormir mejor, controla tu presión arterial y relaja tu mente y cuerpo.

-Que reduce el estrés y la ansiedad; escribirlos ayuda a drenar tus molestias e inquietudes, ya que dejas salir tus emociones.

Pennebaker, propone que la persona que está dispuesta a escribir sobre sus problemas escriba inicialmente el mayor de sus traumas que ha vivido como una iniciación a un desahogo total.

Por medio de la escritura terapéutica se amplia la actividad neuronal de nuestro cerebro y se regulan los procesos mentales además aumenta la creatividad.

Los sentimientos reprimidos, producen síntomas y enfermedades graves en nuestro organismo pero al escribir sobre estos sentimientos nuestras palabras  se convierten en un respiradero para nuestro espíritu y mente y los efectos de los sentimientos reprimidos desaparecen.

 “No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo”

    Oscar Wilde