R_DSC7746

Objetivos 

  • Adquirir un buen conocimiento emocional  que permita: diferenciar pensar-sentir-actuar.
  • Desarrollar habilidades para lograr la regulación adecuada de las emociones y expresarlas de forma correcta.
  • Adoptar una actitud positiva ante la vida
  • Aprender a fluir

Procedimientos

  • 10 unidades de trabajo, sesiones a lo largo del curso escolar
  • Hablar de uno mismo, restructuraciones, visualizaciones, imaginación
  • Dinámicas de grupo (trabajo en equipo, lluvia de ideas, técnica del sombrero, etc.)
  • Sustitución de pensamientos negativos por positivos
  • Meditación, relajación y respiración

Contenidos

  • El cerebro y las emociones. Salud emocional. Inteligencia emocional.
  • Vocabulario emocional. Intensidad emocional.
  •  Emociones propias y de os otros.
  •  Expresión emocional, comunicación verbal y no verbal. EmpatÍa.
  • Estrategias de control emocional. Dominarla ira, la agresividad, tolerar la frustración, prevenir los efectos de las emociones negativas.
  • Auto motivarse,  disfrutar las gratificaciones.
  • Asertividad y Resilencia.
  • Control de estrés.
  • Auto concepto y autoestima, búsqueda de fortalezas, talentos y capacidades propias.
  • Relaciones Interpersonales, habilidades sociales (primarias, avanzadas, de panificación, de sentimientos, de alternativas de agresión, de afrontar el estrés)
  • Resolución de conflictos: negociación y mediación de las alternativas de acción.
  • Aprender a fluir.

Se reeduca a las personas en su totalidad, capaces de reconocerse y aceptarse.

En el programa se tiene en cuenta:

  • La Percepción emocional: cuando las emociones son percibidas, identificadas y valoradas por la consciencia. Ello incluye la capacidad para expresarlas.
  • Facilitación emocional del pensamiento: cuando el estado emocional ayuda a dirigir la atención hacia la información importante, actuando como una guía para el pensamiento.
  • Comprensión emocional: cuando  comprendemos y analizamos las emociones de un modo más racional, atribuyéndoles un motivo.
  •  Regulación emocional: cuando se sabe controlar una emoción, distanciarse de ella y, a la larga, establecer una jerarquía donde las positivas manden por encima de las negativas.

En el último paso es donde entra en juego la educación emocional, ya que para desarrollarse necesita las llamadas “competencias emocionales”. Entre otras cosas, estas nos permitirán asimilar y comprender también las emociones de los demás, y en definitiva, vivir mejor con uno mismo y con el resto de la sociedad.

Una persona con buenas competencias emocionales puede evitar mejor las adicciones, mejora su rendimiento, tiene mayor autoestima y reduce mucho los niveles de estrés y depresión.