Coaching

Coaching

“¿Y cuando piensas realizar tu sueño?”, le preguntó el Maestro al discípulo. “Cuando tenga la oportunidad de hacerlo”, respondió éste. El Maestro le contestó: “La oportunidad nunca llega. La oportunidad ya está aquí”
Anthony de Mello

Es una nueva metodología para el aprendizaje y el desarrollo de las personas. En cualquier caso, después de 30 años de vida, podemos decir que el coaching  se encuentra en perfecto estado de salud y en un proceso de desarrollo imparable.

John Whitmore popularizó la famosa metáfora de la bellota frente al recipiente vacío: “Cuando nacemos, más que un recipiente vacío que ha de llenarse a lo largo de la vida, somos más bien como una bellota, que contiene en su interior todo el potencial para convertirse en un majestuoso roble”.

O como dicen los cristianos: Todos tienen unción, pero pocos la utilizan para desplegar todo su poder.

Desde mi punto de vista, el Coaching es una potente herramienta  indicada para personas sin problemas psicológicos que buscan el desarrollo de sus competencias personales, el cual puede llevarnos a:

  1. Explorar  en el autoconocimiento
  2. Reforzar  la autoestima y la autoconfianza
  3. Cultivar la serenidad y la calma  interior
  4. Ampliar puntos de vista y buscar explicaciones constructivas
  5. Detectar y romper  creencias limitadoras
  6. Descubrir que tipo de conversación tienes con las adversidades
  7. Convertir los tropiezos  en oportunidades de aprendizaje
  8. Gestionar  correctamente las emociones
  9. Descubrir tu misión y tu  verdadera vocación y si toca diseñar tu nueva ruta
  10. Mejorar las habilidades sociales y por ende las relaciones personales.

 

Todo esto a partir de:

  1. Poner en marcha  conversaciones provocadoras en sesiones cortas
  2. Escuchar, cuestionar, haciendo preguntas adecuadas, buscando claridad.
  3. Facilitar el autodescubrimiento, mediante ejercicios y deberes que se harán entre sesión y sesión.
  4. Sacar a trabajar lo más potente de las personas y todas las fortalezas que pueda tener.
  5. Ampliar los esfuerzos de la persona que tienes delante, actuando como catalizador y acelerador.
  6. Reconocer la parte positiva  en cada situación.
  7. Poner rumbo a lo más importante.
  8. Compartir lo que percibe.
  9. Explorar nuevos territorios.
  10. Respetar los tiempos de cada persona y su situación.

Antes de empezar un proceso de coaching hay que tener claro que:

Coaching

COACHING EDUCATIVO